¿Qué hacer en Cozumel? ¡Snorkel!

Como ya todos saben ¡AMO Cozumel! Es un lugar tan hermoso, con una vibra tan relajada y hasta cierto punto es tan similar a los pueblos del caribe donde yo crecí en Venezuela que desde la primera vez que fui quedé enamorada de la isla. Sin embargo, con toda vergüenza debo admitir que NUNCA había practicado snorkel en Cozumel hasta hace poco(ya sé, apesto).

La cosa es que el día comenzó super temprano yendo al punto de encuentro en Plaza La Fiesta, en el corazón de la zona hotelera. Ahí hice el registro y recibí mi lonchera con desayuno que incluía el tour a Cozumel antes de salir hacia Playa del Carmen en una van super cómoda que además incluía bebidas para el camino; quienes me conocen, saben que detalles como comida y bebida me hacen extremadamente feliz XD.

Ya en Playa del Carmen nos reunimos con los visitantes de algunos hoteles de la Riviera Maya y abordamos todos juntos el ferry a Cozumel. Una de las ventajas de ir en un tour es que uno se olvida de hacer filas o de evitar a los vendedores y revendedores de boletos en el camino al muelle, para mí eso es siempre una situación ganar-ganar porque me fastidia bastante decir una y otra vez que soy local (para que no me hablen en inglés u otro idioma).

Consejo: ojo, quienes sean sensibles, les recomiendo tomar té de jengibre frío o dramamine antes de abordar el ferry.

Ya en el Muelle de San Miguel de Cozumel, todos tuvimos oportunidad de pasar al baño a cambiarnos y aplicarnos protector solar. Es importantísimo que todos los viajeros sean más conscientes y utilicen productos biodegradables ya que el ecosistema que están por visitar es sumamente frágil. Ya todos listos con traje de baño y bloqueador solar, nuestro guía nos llevó hasta una lancha con fondo de cristal (wow) y emprendimos viaje a 3 famosos puntos de snorkel en Cozumel.

La verdad, mi déficit de atención hizo que no apuntara los nombres de los puntos de snorkel a los que fuimos, pero si recuerdo que eran diferentes profundidades (5, 8 y 12 metros aproximadamente) y en cada uno pueden apreciarse diferentes vistas, especies y bellezas; la luz cambia de una manera impresionante. En los puntos menos profundos, el color es un turquesa eléctrico hasta llegar a un azul profundo eléctrico (valga la redundancia) en los lugares más profundos.

Para aquellos que no podían nadar bien y/o estaban cansados, el bote tiene un fondo de cristal a través del cual aquellos que siguen arriba del agua pueden ver tantos peces y corales como los que están debajo (no tanto pero si ven bastante) mientras que pueden tomar refresco, agua o una cervecita mientras esperan por los demás y disfrutan así de vistas de la isla desde el mar.

Después de al menos 90 minutos chapoteando entre peces, es momento de subir a la lancha e ir de regreso al muelle. En el trayecto (al igual que en la ida) pasamos por los puertos donde atracan los cruceros en Cozumel, durante mi visita pude ver el Navigator of the Seas, uno de los más grandes del mundo. Estas ciudades flotantes son realmente impresionantes.

De vuelta en San Miguel de Cozumel, nuestro guía nos llevó hasta un restaurant que es un estandarte de la isla “La Mission”. Fue muy lindo regresar a comer a este restaurante que nos alimentó copiosamente durante la aventura en Cozumel del 2014. Me alegró verlo igual de cálido, con un servicio muy amistoso, música en vivo, bebidas frías y comida suculenta (les recomiendo el pescado al mojo de ajo, está para chuparse los dedos).

Luego, tienes 2 opciones: salir a recorrer el centro de San Miguel de Cozumel, su malecón y calles coloridas o, abordar el siguiente ferry de regreso a Playa del Carmen y pasear a tus anchas por la famosa Quinta Avenida hasta las 5:30 de la tarde, que es la hora en la que el guía reagrupa a todos para emprender el regreso a Cancún. Independientemente de la decisión que tomes, la pasarás increíble.

Por último, al ser local, son pocos los tours que digo: vale la pena que lo haga. Les recomiendo muchísimo el Tour Cozumel + Playa del Carmen de Cancun Tours, tendrán tratamiento personalizado y Maui es el guía más simpático del mundo.

 

 

 

Advertisements

#AventuraEnCozumel – ¿Cómo la viví? Parte 2

La semana pasada quedé pendiente de otro blog sobre la increíble aventura que viví en la Isla de las Golondrinas con un grupo hermoso de personas y las emociones y experiencias que tuvimos.

Me quede en la entrada del Ecoparque Punta Sur que es donde pase una de las noches más maravillosas de mi vida. ¿Por qué? Este parque es una reserva en la que coexiste una inmensa diversidad biológica en sus 6 ecosistemas que dominan prácticamente todo el sur de Cozumel.

Nuestro contacto Pablo, el Profesor Benavides y los chicos de la Asociación de Museos y Parques de Cozumel fueron los encargados de tomarnos de la mano y guiarnos a través de este inmenso lugar. La primera parada fue en la Plataforma de Observación de la Laguna Colombia, justo frente a los vestigios arqueológicos mayas conocidos como “El Caracol”.

image

Vestigios Arqueológicos Mayas “El Caracol”

image

Diferentes vistas desde la Plataforma de Observación de la Laguna Colombia en Punta Sur, Cozumel.

image

El grupo de chicos voluntarios que forman parte del equipo del Profesor Benavides nos orientó en la Laguna Colombia y nos explicaron literalmente TODO sobre los ecosistemas y las especiales de plantas y animales que habitan en toda la reserva y muchísima información importante, como por ejemplo; la especie de cocodrilos que puede observarse proviene de hecho desde Sudamérica y aunque no se sabe a ciencia cierta cómo llegaron a Cozumel, si puede verse la “adaptación evolutiva” ya que son comparativamente más pequeños que sus hermanos sureños (un par de metros de diferencia).

Después de estar un buen rato en la Laguna Colombia fuimos más al sur hasta llegar al Faro Celarain, aquí está ubicado el Museo de La Navegación y fue el lugar en el cual levantamos el campamento. Obviamente lo primero que hicimos aquí fue correr 130 escalones hasta la cima del faro y apreciar una vista de 360 grados con la Laguna Colombia a nuestra izquierda y el precioso Mar Caribe a nuestra derecha. Cada vista a medida que subía el faro era más impresionante que la anterior.

image

Hacia la cima del Faro Celarain, Punta Sur; Cozumel.

Después de estar por unos 20 minutos arriba contemplando la vista decidimos bajar y levantar el campamento en la playa, el cual -para mi sorpresa- pudimos levantar en media hora y que nos dio justo el tiempo suficiente para subir a la camioneta y seguir hasta la Playa Chankanaab con la “excusa” de ver el atardecer y realmente lo que hicimos ahí fue una de las experiencias más HERMOSAS que puede tener alguien en la vida.

Tanto Pablo, el Prof. Benavides como los chicos nos sorprendieron con una cava(hielera) en la que tenían tortugas Blancas (o Verdes) de pocos días de nacidas para que las liberáramos. Pocas palabras pueden describir la ternura, alegría y emoción que sentí al verlas y luego al recibir en mi mano una criatura tan pequeña y frágil pero al mismo tiempo tan llena de energía.

image

Mi pequeña amiga tortuga.

image

Diferentes momentos de la liberación de tortugas blancas (o verdes) y una escena del desove.

Después de la liberación de las tortugas y de disfrutar como niños en la Playa Chakanhaab regresamos al campamento a esperar a que se hiciera mucho más de noche y recibir el “pitazo” de tortuga en desove. El tiempo lo aprovechamos de la manera más simple: acostados en la puerta de nuestras tiendas de campaña mirando el cielo estrellado. 

La Vía Láctea, estrellas fugaces, constelaciones y Cangrejos Ermitaños fueron nuestra compañía mientras aguardábamos por el momento “estelar” de la noche. Perdonen mi ataque de cursilería, pero si canté para mis adentros “Vía Láctea” de Zoé mientras pedía el mismo deseo a las estrellas fugaces.

El proceso de desove de una tortuga es sumamente delicado porque no puede haber mucho ruido ni mucha luz, ellas están en un estado de alerta mientras escogen el mejor lugar para poner sus huevos y una vez que lo encuentran y entran en trance son EXTREMADAMENTE vulnerables a los ataques de cualquier depredador. 

image

Detalle de la Señora Tortuga Blanca (o Verde) en trance y desove.

Después de un par de intentos, bajo el cielo estrellado y la luna que se asomaba tímidamente vimos como daba a luz una imponente mamá tortuga. Quizás sonará tonto pero una de mis partes favoritas fue poder ver a lo lejos cómo con sus aletas cavaba la arena, es simplemente emocionante ver que está decidida y que es el momento de dejar sus huevos ahí.

Felices y maravillados después de presenciar este regalo de la naturaleza y del equipazo del profesor Benavides y la Asociación de Museos y Parques de Cozumel regresamos al campamento con una de las sonrisas más genuinas que puedan existir.

image

Amanecer desde la comodidad de mi tienda de campaña en Punta Sur, Cozumel.

Día 2: los primeros rayos del sol nos despertaron y era el momento de continuar, esta vez al lado Norte de Cozumel; no sin antes correr 130 escalones arriba a la cima del Faro Celarain de nuevo con el buen Pepeto a ver parte del amanecer y tomar más fotos increíbles. 

image

Diferentes vistas del amanecer desde el tope del Faro Celarain, Punta Sur.

image

La enorme lámpara del faro Celarain, la respectiva “selfie” de amanecer y el buen Pepeto haciendo el signo de la paz.

El resto del día fue otra aventura completamente diferente de la cual tendré que escribir otro blog… porque ya me dí cuenta de que es tanto lo que quiero contar que ya deben estar aburridos de leerme… ¡o no!

Aventura en Cozumel – ¿Cómo la viví? Primera parte.

“Cerrar los ojos a la naturaleza solo nos hace ciegos en un paraíso de tontos”. – Jacques Yves Cousteau

image

Desde hace unos meses he estado con la tarea pendiente de reactivar este blog que abrí inicialmente por pura diversión y que luego abandone.

La facilidad de poder decir todo lo que deseo en 140 caracteres o menos también pudo haber influido, pero lo importante es que -como dijo un viejo amigo- en la vida nada es equívoco y por ende, muchas cosas comienzan a moverse el día de hoy.

Casualmente el 20 de Agosto ha sido una fecha muy importante para mi desde hace muchos años, un 20 de Agosto de 1998 comenzó el primer cambio grande en mi vida, pero de eso escribiré en otro post, ahora vayamos a lo que me tiene realmente inspirada.

El fin de semana pasado hice uno de los viajes más maravillosos de mi vida.

Fui a acampar -de lo que no soy muy fan- pero sin embargo esta vez fue diferente porque fue nada más y nada menos que en Punta Sur, Cozumel.

Para quienes no conocen Cozumel o sólo han escuchado que es un puerto donde atracan muchos Cruceros y que hay un Hard Rock Café y un Sr. Frogs, pues sí, es ahí. Pero la salsa, el veneno, lo realmente interesante está “al otro lado” de la isla de las Golondrinas.

Nuestra Aventura en Cozumel comenzó en Cancún a las 5:30am hasta tomar el ferry en el muelle de Calica, unos kilómetros al sur de Playa del Carmen (quien me siga en swarm verá que hubo un viacrucis para conseguir café a esa hora) donde abordamos con el carro a las 8am y pudimos ver tanto el amanecer como unos azules increíbles.

image

El Ferry a Cozumel desde Calica.

image

Típica foto de piecitos pero con el mar unos cuantos metros más abajo.

Luego de llegar, pudimos reunirnos con el grupo completo (un grupo hizo el recorrido en bicicleta, muy valientes y guerreros) en el restaurant Casa Mission para desayunar. El restaurant hermoso, la atención muy buena y la comida increíble, mis chilaquiles con pollo estaban de muerte lenta, me dieron energía casi hasta el final de la noche que volví a comer algo 🙂

image

Entra al restaurant Casa Mission Cozumel, una casa colonial preciosa y con gran ambiente y aún mejor comida y servicio.

Bien comidos y muy animados, mi grupo (Kelly, Pepeto, Coyo y Súper Max) fuimos por provisiones y a recorrer las playas del “otro lado” de la isla. Es muy cómico que hasta en Google Maps aparezca como “El otro lado” y no tenga un nombre formal.

Este lado(la cara este de Cozumel) es el lugar en México que recibe los primeros rayos de sol cada día. Su costa es un poco rocosa y sus playas tienen considerablemente más oleaje debido a que están a mar abierto. A lo largo de toda esta costa entre Junio y Septiembre diferentes especies de tortugas marinas como las Caguamas o la tortuga Blanca o Verde(caparazón verde y barriga blanca) llegan todas las noches a hacer sus nidos y desovar. De esto les comentaré en otro post.

image

Barco “encayado” en Punta Morena, costa este de Cozumel.

A lo largo de la costa este de la isla hay muchos clubs de playa y miradores, la mayoría con un ambiente súper relajado y rústico, también hay una ciclopista especialmente hecha para el mundialmente famoso triatlón Ironman que se lleva a cabo en Cozumel.

image

Ciclopista invadida por Buggies.

image

Toro Cebú algo acalorado a un lado de la carretera.

image

Playa Mirador, uno de los primeros lugares que conocí de Cozumel la primera vez que fui hace 2 años. Adoro estos arcos de piedra.

image

Pepeto y Max. Es realmente complicado caminar sobre los arcos de piedra pero la vista vale la pena.

image

“Mexicanos, al grito de guerra 
El acero aprestad y el bridón, 
Y retiemble en sus centros la tierra 
Al sonoro rugir del cañón.” – Letra Himno de México. 1era estrofa.

Después de algunas paradas técnicas llegamos al punto de encuentro, al bar rasta Ziggy´s a un costado de la entrada del Parque Ecológico Punta Sur a esperar al grupo de ciclistas. Este lugar también lo conocí hace 2 años en mi primera visita (el bar) y me quedé con las ganas de entrar al parque.

Aquí nos fuimos reuniendo y descansamos un poco además de disfrutar del sol antes de continuar nuestra Aventura en Cozumel.

image

Ziggy´s Rasta Bar, a un costado del Parque Ecológico Punta Sur, Cozumel.

image

Una cervecita para el calor en Ziggy´s Rasta Bar, Cozumel.

image

Al pueblo que fueres haz lo que vieres ¿no?

image

La desconexión comenzó aquí.

Mientras esperamos a nuestros amigos guerreros ciclistas, los dejo. Realmente es tanto lo que quisiera contar pero este post ya está muy largo, espero que les haya picado el bicho del viaje y la aventura… o al menos las ganas de tomarse unas cervecitas con vista al mar 🙂

Sigan el HT #AventuraEnCozumel y nos leemos pronto…